Despertamos juntos?

23 de mayo de 2009

Perdonar

Me gusta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y vergüenza. Entonces puedo perdonarme a mi y perdonar a los demás. Eso nos deja libres a todos. Renuncio a darle vueltas y más vueltas a los viejos problemas. Me niego a seguir viviendo en el pasado. Me perdono por haber llevado esa carga durante tanto tiempo, por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás. Cada persona es responsable de su comportamiento, y lo que da, la vida se lo devuelve. Así pues, no necesito castigar a nadie, todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia, yo también. Continúo con mi trabajo de limpiar las partes negativas de mi mente y dar entrada al amor. Entonces me curo.
Louise L. Hay

5 comentarios:

lali dijo...

Sabias palabras, ......i la experiencia de perdonar/se es tant liberadora !!!!!!.....pero siempre hay que continuar.....


mil besos

Hada Saltarina dijo...

Me gusta mucho Louise L. Hay por esa positividad y dulzura que transmite. La vi en unos videos a través de YouTube y francamente los disfruté mucho.

Muchísimos besos, querida amiga

Ramiro Valda dijo...

El perdon tiene el poder de curar... de sanar... de darnos una perspectiva abierta hacia la vida.

Gracias por el post... siempre llegas a tiempo.

Besos.

ibbis dijo...

Hola amiga... vine a visitarte y agradecer desde mi corazón las palabras que dejaste en mi sitio.
Cuan importante es el perdonar-perdonandome!!! Cuanta liviandad se siente en el alma cuando se ama verdaderamente... cuando se aprovechan todos los instantes de la vida para decir repetidamente TE AMO a quienes amamos profundamente. Cuando nos vamos despojando de egos, apegos y mas y mas emociones negativas de la personalidad, que solo ensombrecen el alma, quien resplandece de Luz absoluta en Dios.
Es un largo camino el que emprendemos a lo largo de esta vida y es tan importante vivirlo intensamente y rescatando cada aprendizaje de cada lección vivida.
Me embarga un dejo de tristeza por la pérdida de mi madre, un ser excepcional, quien dejo en vida un legajo de sabiduria nata en ella. Se siente la ausencia, se extrañan los abrazos, los te quiero, el cuidado tierno... pero sabemos que todos venimos y vamos a la Luz, lo sabemos-percibimos desde ese otro lado que no recordamos conscientemente tal vez...
Pero profundamente sé que "ella" está bién y quiere que seamos felices y continuemos el camino emprendido... recordándola siempre con una sonrisa dibujada en el rostro.
Te dejo un abrazo enorme en el "UNO que TODOS SOMOS".
Catalina

Angeles dijo...

El perdón es transformador y sanador. No necesitamos castigar ni castigarnos.
Con la misma vara que mides serás medido.
Besitos:)