Despertamos juntos?

14 de marzo de 2010

ALQUIMIA GENÉTICA. ¿Qué es la ascensión?



¿Qué es la alquimia?

La alquimia es el proceso mediante el cual se transforman en oro puro (sabiduría) los viles metales (defectos, imperfecciones). Practicar la alquimia es pasar de un determinado estado de conciencia a otro más elevado, es transmutar la sombra en cualidades que ayuden a evolucionar y a mejorar la sociedad. La alquimia estudia y tiene como objetivo la de todas las ciencias reales, alcanzar la plenitud. Y esta plenitud tiene que ver con la armonía total y con la felicidad plena, con el control y con el poder.
Y la alquimia encontró entonces diferentes formas de análisis del universo y el hombre. Por esta razón, el alquimista es un estudioso profundo de los principios de la naturaleza y el hombre.
Por esta razón, nada quedó sin ser estudiado, cada detalle de la vida y en consecuencia la secuencia estructural. Porque la vida y sus etapas son a su vez mapas, caminos , estructuras a conocer , a descubrir , a revelar las experiencias , las vivencias y los hechos , no están aislados, nada está solo, todo interactúa , todo se conecta .
El hombre, el universo, la salud, la enfermedad, la alegría, la tristeza, la luz, la oscuridad, la vida y la muerte todo se integra, se compenetra, y hace posible una cosa y otra.
Y puede que parezca un evento aislado, por ejemplo una flor que nadie ha visto, que nadie verá crecer en una montaña alta, fría e inhóspita. Y esa flor vive muy poco tiempo en una determinada estación y condición.
Podríamos decir, que es un caso aislado y que no tiene que ver con nada de esto, pero los eventos que hacen posible el surgimiento, florecimiento y existencia de esa flor tiene que ver necesariamente con todo el universo.
Y esto lo absoluto y maravilloso de la vida , que no hay un solo fenómeno de ésta que no se enriquezca de uno de otro , y de todo lo que pasa , porque no hay nada separado de la unidad , Y esta unidad es la vida .
Esa pequeña flor como cualquier incidente se integra a una cadena de eventos, a veces tan diferentes, tan contradictorios, tan extremos, pero en su conjunto dan lugar al todo en el todo, el uno en el universo, el universo en el uno.
Si en esa particular estación, la temperatura del ambiente, la humedad, el viento, la brisa , los nutrientes de la tierra y la geografía misma no se dieran de manera adecuada no se daría la coincidencia necesaria.
Por lo tanto , hay una flor porque hay un sol que la sostiene , porque hay un universo que la contiene y, todo dentro de un equilibrio concatenado en el que convive el caos y el orden , la vida y la muerte, la esencia y la sustancia , el fondo y la forma y así como todo.
Y así para que exista algo, innumerables y casi infinitas razones, y condiciones especiales y exquisitas propias y adecuadas acontecen. Como un sabor, como un perfume que en su aroma atrapa flores, aceites esenciales. Y no son para una abeja señales casuales sino lenguaje establecido y un principio creador que juega con el tiempo , con el espacio, y con los pequeños y grandes elementos de la química, de la física y de la vida.
La alquimia por tanto está basada en el principio del estudio, en el misterio de la unión , equilibrio y balance de los opuestos y su comprensión nace del conocimiento, de las sustancias internas y externas como los humores viscerales o como los pensamientos racionales o irracionales.
Y de todo esta profunda observación nace la tradición del mirar místico que luego se convierte en la magia práctica, la magia de la esencia, del eclipse, de la eternidad.
Practicar con la Alquimia Genética nos lleva a la ascensión.

¿Por qué "Alquimia Genética"?

La Terapia consiste en un viaje iniciático de exploración de las doce capas del ADN. El ADN humano puede ser definido como un Internet biológico. Según las más recientes investigaciones rusas, se está perfilando un nuevo tipo de medicina en la que el ADN puede ser influenciado y reprogramado por palabras y frecuencias sin seccionar ni sustituir genes individuales. Sólo el 10 % de nuestro ADN se utiliza para construir proteínas, de modo que podríamos decir que el ADN en el genoma de un organismo podría dividirse en dos: el que codifica proteínas y el que no. El primero es el ADN biológico, es el que ha sido investigado, examinado y catalogado por la ciencia. El segundo ha sido bautizado con el nombre (sería más adecuado decir el mote) de "ADN chatarra". Dicen de él que podría ser un sobrante de miles de años de evolución, algo que resultó útil en el pasado pero que ahora ya no lo es. Sin embargo, en este 90 % es dónde está el tesoro, ahí es donde están codificadas todas las facultades divinas del ser humano. El mal llamado ADN "chatarra", que a partir de ahora llamaremos ADN espiritual, no sólo responde a la química, sino también a la conciencia humana, a la oración y a la luz, está preparado para la maestría. Las porciones de proteína codificada del ADN son el mortero y los ladrillos para la construcción de la vida. En cambio, en el ADN espiritual se aloja la inteligencia del diseño, pero no está organizado linealmente y por lo tanto no hay en él codificaciones que tengan sentido para la ciencia, sino que está escrito en un lenguaje interdimensional. Los códigos de instrucción tienen una profundidad de doce capas, con doce niveles cada una.

En la Terapia, trabajamos con cada una de las doce capas, usando fórmulas y mantras para una perfecta reordenación. Se comprueba después el efecto que hemos obtenido, estableciendo un diálogo con el pueblo celular del interesado. (Ver ejemplo al final de este texto)

¿Qué es la ascensión?

· La ascensión es un proceso a través del cual accedemos a una nueva dimensión espiritual, a una más alta comprensión de los mecanismos que rigen nuestro microcosmos particular, pero también el macrocosmos. Ascender es como bañarnos en una energía nueva que nos hace sentir completamente diferentes a cómo éramos antes, es como pasar a otra vida sin morir. No es que vayamos a ningún lugar especial, permanecemos dónde estamos, sin embargo, todo cuanto nos rodea cambia, porque nuestra percepción de la realidad ya no es la misma y nosotros somos los creadores de nuestra realidad.
· Cuando ascendemos, empezamos a hablar un nuevo lenguaje, el lenguaje interdimensional, o lo que Kryon ha llamado el "tercer lenguaje", algo parecido a una emisora invisible que está enviando constantemente mensajes del Yo Superior a través de los sueños, la intuición, las sincronicidades, los pequeños milagros que ocurren a diario cuando hemos penetrado en lo que Chopra llama el sincro- destino .
· Ascender es como dejarse llevar de la mano por el espíritu, por una energía maestra, capaz de provocar ansiedad y desasosiego cuando no es comprendida, cuando uno la rechaza, consciente o inconsciente- mente.
· Ascender es empezar a pensar que somos espíritus con un cuerpo, espíritus teniendo una experiencia humana en vez de humanos viviendo una experiencia espiritual. Existe un abismo entre ambos conceptos. Si me veo como un cuerpo con espíritu, estoy siendo regida por las leyes del ego, concibo mi cuerpo como mi verdadera identidad, y me sujeto a las leyes del ego, las que vibran en el dolor, la separación, el desamor etc... En cambio, si siento que soy un espíritu que posee un maravilloso vehículo al que tiene que cuidar y mimar, puedo verme como un ser inmenso, que todo lo abarca, que está en permanente contacto con los demás espíritus y con la fuente y que por tanto se puede ir recargando las pilas en todo momento. Y dejo de sentir dolor, depresión, pobreza, enfermedad, porque todo esto no existe en el mundo del espíritu.
· Para lograr la ascensión, el primer paso ineludible es expresar nuestra intencionalidad de pasar al siguiente nivel, de ir un punto más allá de dónde nos encontramos ahora, es decir al espíritu: "estoy preparado/a, quiero moverme en una vibración más ligera y más elevada", si lo expresamos (mejor en voz alta), los siguientes pasos se presentarán solos.

Los objetivos de la Terapia

Los principales objetivos de la Terapia de Alquimia Genética son los siguientes :

· Despertar el ser crístico, la vía del corazón
· Reordenar y armonizar la psique
· Colocar farolas y postes indicadores en el camino de la ascensión
· Cartografiar el terreno para facilitar el recorrido

Los resultados que se obtienen son, entre otros, los siguientes :

· La liberación de tensiones, ansiedades y estados depresivos
· El establecimiento de un diálogo con el mundo celular, para detectar patologías
· Un total despeje de los canales de percepción, la apertura de la vía intuitiva
· El desarrollo de la hipercomunicación
· El acceso a la multidimensionalidad del ser
· Una sanación holográfica, en los distintos cuerpos

Metodología:

· Relajación profunda (sin hipnosis) y ejercicios de inducción en los que la persona permanece totalmente consciente
· A lo largo de la Terapia se trabaja en permanente conexión con las fuerzas angélicas adscritas al tema astral del interesado
· Se trabaja con el pueblo celular y con las doce capas del ADN
· Se entrega un dossier con el contenido por escrito de lo que la persona ha percibido durante cada sesión de dos horas, junto con las conclusiones que se desprenden de todo ello

¿A quién va dirigida esta terapia?

A toda persona que desee ordenar su vida, despertar su conciencia, arreglar problemáticas, sanarse, mejorar su calidad de vida y adaptarse plenamente a la Nueva Era en la que estamos entrando.
Todo los relatos bíblicos reflejan nuestro historial psíquico, los pasos que vamos dando en nuestro acceso a la conciencia.
Cada nombre bíblico, trátese de un lugar o de un personaje, simboliza determinadas tendencias.
En ese sentido, podemos decir que en nuestra psique se erige por un lado la Jerusalén profana y por otro la Jerusalén sagrada, también llamada la Nueva Jerusalén celestial o Ciudad de Cristal.
La Jerusalén profana es la ciudadela psíquica que construimos con la inteligencia, los sentidos, las observaciones, en definitiva, con nuestras experiencias.
De ella el Cristo decía que sería destruida una y otra vez antes de que fuéramos capaces de construir la otra, la Jerusalén eterna, la que es inexpugnable, e indestructible.

A cada vez que nace un nuevo concepto, un nuevo paradigma, como ocurrió por ejemplo con Galileo, con Colón, con Freud o con los físicos cuánticos, la vieja ciudadela psíquica, la Jerusalén profana, es destruida, para luego ser de nuevo levantada. Y ello ocurrirá hasta que el Cristo le dé el golpe de gracia, con la espada del discernimiento, para dejar paso a la otra, a la ciudad eterna. Y es destruida una y otra vez porque, como dice el Maestro (Lucas, XIX, 41-44), no ha conocido el tiempo en que ha sido visitada, es decir que no ha sabido impregnarse de la luz que la enseñanza crística le aportaba. En efecto, Jesús penetró muchas veces en la ciudadela santa para predicar pero quienes le escuchaban, en su mayoría, no supieron ver en él el constructor de un nuevo orden, basado en el amor. Su doctrina ha sido una y otra vez divulgada en infinidad de foros y de iglesias sin que haya llegado a ser bien comprendida.

La Jerusalén celestial es un estado de conciencia que alcanzamos cuando, tras haber superado todas las pruebas, permitimos que el designio divino se encarne en nuestra tierra psíquica y luego en nuestra realidad material. Es cuando el creador y su obra se funden, el observador y el protagonista, el Sol y la Luna, el potencial y la realización, todos se unen, es cuando "la esposa se engalana para su esposo", según dice el Apocalipsis, es el acceso a la plena conciencia. Cuando alcanzamos este estado, la magia se enseñorea de nuestras vidas, lo creado es entonces una fuente permanente de inspiración y transformación para el creador. Y todo ello produce un estado inefable de felicidad interior, un ordenamiento perfecto de todas las cosas, esto es el estado llamado Nueva Jerusalén. Cuando un número crítico de seres hayan alcanzado este punto, la ciudadela santa se hará realidad para todos, porque lo cierto es que nuestras disposiciones internas configuran la organización social, y la Nueva Jerusalén es una creación interna en la que la personalidad profana -el ego personal- se pone a las órdenes del ego superior. Cuando se entronice en la sociedad la Nueva Jerusalén, utilizaremos de forma plena todos nuestros espacios internos para establecer en ellos una vida armoniosa, en ella ya no habrá ni desiertos ni selvas enmarañadas.

En la visión de Juan, en el Apocalipsis, el ego superior ("el que está sentado en el trono") dice : "Yo soy el alpha y el omega, principio y fin". Esto significa que en el estado de conciencia llamado "Nueva Jerusalén", el principio y el fin se funden, por tanto, se pueden materializar al instante las cosas que deseamos, desaparece el factor tiempo. Podemos asimilar cualquier enseñanza en un instante de inspiración, sin necesidad de largos estudios. Antes del establecimiento en nuestra psique de este estado llamado Nueva Jerusalén, estamos separados de nuestra otra mitad, por un lado está el poder creador y por otro la obra realizada, de la que recibimos el conocimiento, la experiencia. Pero si ambos se juntan y constituyen una indisoluble unidad, se recorta el tiempo que media entre la creación y la asimilación de las experiencias. Y entra en funcionamiento la conciencia láser, obtenemos todo aquello que necesitamos de forma casi instantánea, es lo que Deepak Chopra llama el sincrodestino.

De Soleika Llop

1 comentario:

Luz del Alma dijo...

Gracias Kreski por ésta información que compartes. Me lo llevo, 1º para seguir releyendo, y luego para seguir compartiendolo.
Abrazo de luz amiga.
mirta